miércoles, 17 de mayo de 2017

LA PERLA NEGRA (CLAUDIA CASANOVA)

La perla negra
Claudia Casanova



 
FICHA TÉCNICA

Título: La perla negra
Autor: Claudia Casanova
Editorial: Ediciones B, 2017
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 334








CLAUDIA CASANOVA


Esto es lo que nos cuenta la editorial de la autora:

Claudia Casanova (Barcelona, 1974) es licenciada en Económicas y en Traducción. Desde que descubrió La historia interminable supo que quería ser escritora, porque no había nada mejor que crear mundos con tinta y papel. Viajó a Malasia con Emilio Salgari, recorrió las veinte mil leguas submarinas en el Nautilus y se atrevió a acompañar a Frodo hasta Mordor; también soñó que vivía en un apacible pueblecito inglés y que su apellido era Dashwood.
Terminó dos novelas antes de licenciarse en Económicas, y empezó a trabajar en el sector editorial, primero como lectora de manuscritos y traductora, y más tarde como editora en diversos sellos editoriales. Ha publicado dos novelas históricas, La dama y el león (2006) y La tierra de Dios (2009), centrada en la España de las tres culturas. Es miembro de la American Historical Association y colabora regularmente con medios digitales, radios y revistas de divulgación histórica.






ARGUMENTO de LA PERLA NEGRA


La perla negra nos va a contar la historia de Isabeau de Fuòc, trovadora y ladrona, y su busca de venganza contra la familia de los Montlaurèl, responsables de la muerte en la hoguera de su joven madre.
«Hubo un par de clérigos depravados y la dueña de un burdel. Que me ofrecieron una fortuna por ti
-Deberías haberme vendido, ¿no crees? –replicó Isabeau, siguiéndole la corriente.
-Menos preocupaciones y dinero en la bolsa –asintió Íñiguez, esbozando una ligera sonrisa. Pero pensé que me saldría más a cuenta enseñarte mi honrado oficio de ladrón». (Página 120)








LA PERLA NEGRA

La perla negra es una novela histórica, eso sí, con un estilo muy semejante a las novelas de “capa y espada”, en las que la aventura prima por encima de todo.
Porque aunque la historia esté ambientada en el siglo XII en Narbona, una localidad al sur de Francia, aunque la historia de la lucha contra los cátaros y las luchas de poder entre las diferentes ciudades estén presentes, donde la religión sea una mera excusa para alcanzar el poder, lo que prima por encima de todo es la aventura.

Narbona
Una aventura por la que circularán personajes de los más variopinto, como Íñiguez, el toledano que en su día recogió a Isabeau cuando era una niña; Salomón el judío que está al frente de la hermandad de ladrones; Ermengarda de Narbona, la vizcondesa de la ciudad; Guerrejat el marinero y capitán de barco y tantos otros más, incluyendo un par de malos malísimos para dar vida a esta entretenida novela.
Por supuesto sin olvidarnos de Rotger de Motlaurèl, obispo de Montlaurél e hijo del responsable de la muerte de la madre de Isabeau:
«Si hubiera sido testigo de su pugna por la supervivencia, el legado papal habría comprendido mejor por qué en la naturaleza de Rotger de Montlaurèl se daban la mano la simplicidad brutal del soldado con la paciencia ancestral del campesino». (Página 100)

Lo de menos es probablemente la realidad histórica, por más que si existió Ermerganda de Narbona. Se limita a ser el trasfondo en el que transcurre la acción. Porque no es una novela que pretenda documentarnos sobre aquella época, sino hacernos pasar un rato entretenido.
Y por lo menos conmigo lo ha conseguido, con un ritmo muy cinematográfico. De hecho, muchas imágenes que me vienen a la cabeza provienen de antiguas películas de aventuras como por ejemplo El halcón y la flecha protagonizada por Burt Lancaster. Con su toque de aventuras, su cierto toque cómico y su historia de amor, si bien esta última esté más dentro de la misma línea de aventuras de la novela, que de una auténtica historia de amor.

Una novela en la que la protagonista vivirá en constante peligro, aunque ¿no se trata precisamente de eso en las novelas de aventuras?
«-Esto es peligroso, Tal vez esta noche perderemos algo más que la libertad –dijo Isabeau, cambiando de tono y escudriñando las murallas que abrazaban la ciudad de Narbona.-La vida es peligro, y solo los necios lo ignoran. Y ni tú ni yo somos tal cosa –dijo Guerrejat, observando el horizonte de la ciudad». (Página 150)






IMPRESIÓN PERSONAL

Lejos del espíritu romántico que parece desprenderse de la bonita portada de la novela, La Perla negra como he pretendido transmitiros a lo largo de esta reseña, es una auténtica novela de aventuras, de esas que se lee en u suspiro. Ideal desde luego para leer en cualquier momento y circunstancia, sobre todo después de alguna lectura de esas que ha costado un cierto esfuerzo de concentración.
Repleta de personajes que le dan una gran vitalidad, con sus malos malísimos y sus buenos que son cualquier cosa menos “buenos”, pues no dejan de ser unos pillastres supervivientes.

Me he quedado con la impresión al terminar la novela, que está pensada de modo que pueda haber una continuación de la misma, lejos eso sí de Narbona y las costas francesas. Y es que un personaje como Isabeaua, no puede dejarse así como así.





VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2017, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:


                 


3 comentarios:

  1. Me parece que me lo voy a pasar bien con esta lectura. Besos

    ResponderEliminar
  2. No puedo evitarlo, miro la portada y no puedo dejar de pensar en la historia de El Bosque de Rutherford...tendré que cambiar el chip. Pinta bien, la verdad.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. No conocía este libro. Y pinta bastante entretenido. Lo tendré en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Analytics